916 916 663
Garantía y cumplimiento legal
generador de ozono máquinas de ozono purificadores de aire generadores de ozono appcc higiene alimentaria

Uso del ozono en cámaras frigoríficas

Ozono para cámaras frigoríficas frutas y hortalizas, carne y pescado: calidad y durabilidad

Mejora la conservación de los alimentos con la ozonización de las cámaras frigoríficas: desinfección y desodorización
  • La aplicación del ozono en cámaras elimina virus, bacterias, controla el etileno (en vegetales) y elimina malos olores.
  • La ozonización de cámaras asegura la calidad de los productos alimenticios y alarga su vida útil. Solicita asesoramiento experto.
Ozono para cámaras  frigoríficas

Uso del ozono en cámaras frigoríficas

El uso de cámaras frigoríficas es imprescindible en toda industria alimentaria y en la hostelería ya que en ellas la conservación de productos perecederos resulta esencial. La gran utilidad de las cámaras de frío y congelación radica en la capacidad que proporcionan de conservar y alargar la vida útil de los alimentos. Es decir, de preservar sus cualidades organolépticas y nutritivas, así como impedir que las enzimas y microorganismos que los alimentos albergan en su superficie los hagan alterar y deteriorar. Por tanto, se trata tanto de optimizar su durabilidad como su calidad.

Sin embargo, aunque es cierto que las bajas temperaturas logran alargar la vida útil de los alimentos preservando sus condiciones organolépticas y nutritivas, el frío no consigue inhibir totalmente la proliferación de hongos y bacterias que caracterizan la atmósfera de las cámaras de frío. Ello conlleva que la conservación que proporcionan las cámaras de frío pueda no ser óptima o pueda mejorarse; ya que esta contaminación biológica no controlada hace disminuir la vida útil y comercial de los alimentos, así como su calidad.

El ozono gracias a sus propiedades desinfectantes y desodorizantes, consigue mejorar la capacidad de conservación que proporcionan las cámaras frigoríficas en la industria agroalimentaria y en la hostelería, y, por lo tanto, aumentar la seguridad alimentaria y la rentabilidad comercial.

Invertir en el perfecto estado higiénico de las cámaras de refrigeración, así como de los alimentos allí almacenados, mediante sistemas con generadores de ozono gaseoso repercute directamente en la disminución de la mercancía deteriorada, contaminada y desechada, a la vez que potencia la buena presentación y calidad de los productos alimenticios.

Dado sus múltiples beneficios, el empleo de ozono en las cámaras de frío de la industria alimentaria y en la hostelería se ha convertido en una herramienta cada vez más extendida.

¿Por qué utilizar el ozono en cámaras frigoríficas? Ventajas

Una aplicación adecuada de ozono en cámaras de frío es eficaz en el tratamiento microbiológico del aire, combate virus, bacterias, hongos y mohos presentes en toda superficie (alimentos, envases, paredes y suelos de la cámara) y  controla el etileno producido por frutas y hortalizas.

Toda cámara frigorífica adecuadamente ozonizada estará libre de alimentos contaminados, en cambio, éstos mantendrán una humedad adecuada y el peso inicial, así como un óptimo aspecto externo. Así mismo, se gozará de un mayor tiempo de conservación de los alimentos y de una mayor calidad y seguridad interiores. Controlar todos estos parámetros es clave para evitar alteraciones y deterioros que hagan disminuir la cantidad de producto idóneo para su posterior venta.

Gracias a su propiedad desodorizante, el ozono también constituye una solución potente contra los malos olores que se pueden originar en el interior de las cámaras, y que pueden impregnar la propia instalación y los productos almacenados.

Cabe destacar que, a parte de las propiedades biocidas y desodorizantes que caracterizan a este gas, su aplicación no requiere vaciar el interior de las cámaras, actúa de forma rápida y no genera ningún tipo de residual químico al descomponerse de forma natural en oxígeno.

El uso del ozono mejora la efectividad de la conservación gracias a su eficacia y mejora la rentabilidad al favorecer la durabilidad de los productos, disminuir las pérdidas, etc. a un coste muy sostenido. Además, la ozonización de las cámaras frigoríficas logra ambientes mucho más agradables para empleados y clientes.

Propiedad biocida

El ozono gaseoso combate cualquier indicio de virus, bacteria, hongo y moho presente en el interior de las cámaras frigoríficas, tanto en el ambiente como en las superficies, gracias a su alto grado de penetración. A este respecto, elimina cualquier posibilidad de contaminación de los alimentos, así como la contaminación cruzada.

El control microbiológico de los alimentos mediante ozono gaseoso garantiza que éstos preservan su calidad, es decir, sus condiciones organolépticas (sabor, olor, textura, color) y una óptima apariencia externa por más tiempo gracias a la erradicación de microorganismos que los hacen alterar. En este sentido, hace aumentar considerablemente la vida útil y comercial de los productos almacenados.

Propiedad desodorizante

El ozono es también un potente desodorizante. Combate los olores de raíz, ya que inhibe de forma directa aquellas moléculas que los originan. De este modo, se convierte en una adecuada solución para evitar y/o erradicar posibles olores desagradables, así como la transmisión de hedores entre distintos tipos de mercancía que están siendo almacenadas en la misma cámara de refrigeración.

¿Cómo se aplica el ozono en las cámaras frigoríficas?

El ozono se aplica en estado gaseoso mediante la generación del mismo por medio de equipos generadores de ozono y ozonizadores in situ. 

El ozono en estado gaseoso tiene una gran capacidad de penetración, y, por consiguiente, contacto con todos los espacios y superficies posibles en el interior en el que es aplicado. Su gran capacidad de penetración dota al ozono gaseoso de una amplia capacidad de desinfección y purificación. En este caso implica que todo producto alimentario o envase, así como las paredes y suelos de la cámara serán totalmente higienizados y desodorizados tras entrar en contacto con el ozono.

ASP Asepsia es ingeniería y fabricante de generadores de ozono en España y garantiza soluciones de ozono a medida para la ozonización de cámaras frigoríficas. Contacta con un asesor experto.

Aplicaciones en la industria agroalimentaria

Productos Cárnicos

La refrigeración y congelación de la carne contribuye a la inhibición de la actividad de gérmenes y mohos presentes en su superficie. No obstante, dado que no se eliminan, éstos recobran su capacidad infectiva y reproductiva una vez la carne es expuesta de nuevo a una temperatura ambiente.

La ozonización de las cámaras de conservación de la industria cárnica garantiza la eliminación y prevención de desarrollo de todo tipo de gérmenes y mohos asegurando la esterilización total de la carne. El ozono garantiza una carne libre de bacterias capaces de provocar infecciones dañinas para la salud como Listeria, Salmonella y E.Coli, entre muchas otras.  Como consecuencia, se reducen las mermas por deterioro y se consigue una carne más blanda, limpia y tersa con una mayor vida comercial. Además, como se ha mencionado anteriormente, el ozono garantiza que el ambiente de las cámaras queda totalmente desinfectado y desodorizado tras una aplicación adecuada.

Huevos

Las contaminaciones causadas por hongos son propensas a aparecer en las cámaras de refrigeración de la industria del huevo ya que éstos necesitan una humedad considerable para su conservación. No obstante, una adecuada aplicación de ozono en el interior de las cámaras previene la aparición de mohos, constituyendo una solución eficaz aun cuando existe mucha humedad. Al prevenir los hongos que hacen alterar los huevos, se garantiza la preservación de sus características organolépticas iniciales, es decir, su peso y tamaño, así como su sabor.

Pescado

La refrigeración y congelación del pescado no es suficiente para garantizar una asepsia total del mismo. Las bajas temperaturas contribuyen efectivamente a ralentizar el desarrollo de microbios y enzimas presentes en la superficie del producto o en las mismas cámaras. Sin embargo, una vez el pescado es expuesto a una temperatura ambiente de nuevo (o incluso en mostrador frío no cubierto), al romperse de una u otra manera la cadena de frío, por ejemplo, estos microorganismos recobran su capacidad reproductiva haciendo incrementar las posibilidades de putrefacción del producto alimenticio e incluso provocar enfermedades en el consumidor final.

Dado que estamos ante un producto que se altera con facilidad, tiende a hospedar bacterias como Listeria, Salmonella, E.coli, Shigella, Botunlinum, entre otras, potencialmente perjudiciales para la salud y se caracteriza por emanar olores fuertes y desagradables, la aplicación de ozono en las cámaras de frío de la industria pesquera constituye una opción potente contra sendas problemáticas. En el primer y segundo casos, el ozono elimina todo microorganismo presente en la superficie del pescado, así como en la misma cámara garantizando la seguridad alimentaria y aumentando considerablemente el tiempo que el género perdura en buen estado. En el tercer caso, el ozono ataca de manera directa aquellas moléculas que originan los olores, combatiéndolos de raíz y procurando, de esta manera, una desodorización absoluta. Además, a parte de contribuir al buen estado y olor del género, el ozono también garantiza que la estancia de la cámaras frigoríficas están desinfectadas y desodorizadas.

Frutas y hortalizas

La clave para alargar la vida útil de las frutas y hortalizas conservando todas sus características organolépticas tras su cosecha está en controlar la producción de etileno de las mismas, además de, asegurar la ausencia de microorganismos patógenos y residuos químicos tanto en su superficie como en los lugares en los que son conservados, las cámaras de frío. Las frutas y hortalizas también pueden ser fuente de origen de enfermedades en consumidores.

¿Qué es el etileno en frutas y hortalizas?

El etileno es la hormona de la maduración natural de frutas y hortalizas. Éstas comienzan a producir inherentemente tal sustancia tras haber sido separadas de su planta, es decir, en la fase de poscosecha.

La sobrexposición al etileno produce en las frutas y hortalizas un gran deterioro fisiológico. No obstante,  gracias al ozono los niveles de esta sustancia se pueden controlar, ralentizando la maduración natural de frutas y hortalizas. El ozono oxida de manera natural el etileno, dando lugar al óxido de etileno, un compuesto que es incluso antimicrobiano.

Por otro lado, el ozono también logra, gracias a su propiedad biocida, dejar toda fruta y hortaliza libre de patógenos y residuos químicos. En este sentido, el ozono gaseoso es un potente complemento para la conservación en las cámaras frigoríficas de poscosecha.

 

Qué servicios presta ASP con ozono en cámaras frigoríficas

ASP Asepsia diseña y fabrica en España sus propios generadores de ozono, adaptándose a las necesidades del cliente y ofreciendo sistemas a medida que cumplen con los estándares europeos de calidad y seguridad.

Para lograr la máxima eficacia de un tratamiento de higiene ambiental y alimentaria es importante contratar los servicios de profesionales y expertos que te proporcionarán soluciones personalizadas y la ejecución de controles técnicos y verificaciones de eficacia de forma periódica.

Solicita el asesoramiento de un experto

Aplicaciones y Usos en la Higiene Alimentaria