916 916 663
Garantía y cumplimiento legal
generador de ozono máquinas de ozono purificadores de aire generadores de ozono appcc higiene alimentaria

Filtros Hepa

Qué son y para qué sirven los filtros HEPA
  • Los filtros HEPA filtran partículas, eliminando por tanto alérgenos, contaminación, bacterías y virus (incluyendo el nuevo coronavirus, SARS-Cov-2, causante de la COVID-19).
  • Conoce el catálogo de purificadores de aire HEPA de ASP Asepsia
Filtros Hepa

¿Qué son los filtros Hepa?

Los filtros HEPA (High Efficiency Particle Air), acrónimo cuya traducción al español corresponde con “filtro de partículas del aire de alta eficiencia”, es una tecnología de filtrado de aire que utiliza una hoja de filtro hecha a partir de fibras de vidrio muy finas entrelazadas al azar. Para maximizar la superficie y la eficacia de la filtración, la hoja filtrante se dispone en forma de acordeón, de forma que cada pliegue del filtro HEPA es separado por una hoja de aluminio, dentro del sistema de purificación de aire, ventilación o climatización que la contiene.

El diámetro de las fibras que componen la malla es de entre 0.5 y 2.0 micras de tamaño, característica que no implica que el filtro no pueda atrapar y retener partículas menores de 0.5 micras. Es más, el filtro HEPA es capaz de atrapar cualquier partícula que viaja vía aérea de hasta 0.3 micras, gracias a la combinación de tres mecanismos (impacto, intercepción y difusión), conforme el aire es forzado a atravesarlo. El tamaño de partícula clasificado como más penetrante y crítico se encuentra en un rango que va de 0.12 a 0.25 micras de tamaño dependiendo de la calidad del filtro HEPA. De esta manera, el aire que el sistema de filtrado HEPA devuelve al ambiente es purificado, como mínimo, en un 99.97% de sus partículas. Esta gran capacidad y eficiencia de filtrado y purificación del aire es lo que diferencia a un filtro HEPA de cualquier otra tecnología de filtrado de aire convencional.

Entre las partículas que el filtro HEPA eficazmente elimina del aire se encuentran alérgenos,  ácaros de polvo, compuestos orgánicos volátiles (COV), contaminantes, humo, moho, gérmenes, hongos, virus, bacterias... En particular, es preciso resaltar que filtra todas aquellas partículas capaces de portar carga viral o bacteriana. De este modo, elimina incluso microorganismos extremadamente pequeños, puesto que estos viajan sobre partículas. Así, se puede estar seguro de la filtración de la práctica totalidad de los virus o bacterias que pasen por el filtro HEPA; incluido el SARS-CoV-2; reduciendo drásticamente de manera eficaz su propagación y contagio por el aire.

Al mismo tiempo que mantiene el aire libre de todas las partículas nombradas, el filtro HEPA garantiza que la presión del flujo de aire de salida no es mucho menor a la presión con la que el aire ha previamente entrado en el sistema.

En cuanto a eficacia y seguridad, cabe mencionar que algunos sistemas de purificadores de aire HEPA, como es el caso de los purificadores aire HEPA de ASP Asepsia, no sólo implementan el filtrado tipo HEPA, sino que éste viene acompañado y complementado por otro tipo de filtros y tecnologías (filtro catalizador frío, filtro antibacteriano, desinfección mediante luz ultravioleta, generador de iones…). De este modo, de manera sinérgica se puede incrementar el éxito total de retención e inactivación de micropartículas dañinas. Gracias ello se consigue una optimización del proceso purificación del aire y una mejor calidad de aire interior.

Es importante destacar que la eficacia y éxito de un purificador de aire HEPA o de un sistema de higiene ambiental con purificadores de aire HEPA siempre radicará en si el tipo de instalación, el dimensionamiento y los equipos elegidos son los más adecuados de acuerdo a la características propias de la estancia a tratar, así como los objetivos y problemáticas concretas. Por ello, es primordial contar con el asesoramiento de especialistas que, tras una consultoría y asesoría certeras, podrán indicar las medidas de higiene ambiental más convenientes para las necesidades y particularidades de la estancia.

Solicita asesoramiento a un experto

¿Para que sirven los Filtros Hepa? ¿Son efectivos frente al Coronavirus, COVID-19?

Purificador de aire flujo aire

La función de los filtros HEPA es la purificación del aire, es decir, mantener el aire limpio y libre de partículas en un 99.97% en todo espacio cerrado  para garantizar un entorno saludable. Esta necesidad es especialmente requerida en estancias donde la ventilación es compleja o es imposible como cuando no se pueden abrir las ventanas. Aunque también existe la posibilidad de que ventilar resulte perjudicial para ciertas personas de la estancia, como pueden ser los alérgicos, personas que sufren de asma o de problemas respiratorios, ya que cuanto más se ventile, más alérgenos y contaminantes entrarán en la habitación. Por otro lado, también cabe hacer mención a que en algunas estaciones del año, como pueden ser verano o invierno, se hace más difícil garantizar que el aire de las estancias cerradas sea renovado de forma frecuente. En estos todos casos, los purificadores de aire HEPA son una medida de higiene ambiental de gran utilidad.

La importancia del papel que esta tecnología desempeña en nuestra sociedad parte del hecho de que la mayor parte de las partículas que se encuentran suspendidas en el aire son perjudiciales y suponen un riesgo para nuestro buen estado de salud. La presencia de alérgenos en el ambiente afecta de forma directa a las personas que sufren de asma, problemas respiratorios o alergias. La exposición a las partículas contaminantes en suspensión aumenta considerablemente la probabilidad de desarrollar enfermedades cardiovasculares y respiratorias. En esta misma línea, nos podemos preguntar, tras la pandemia de COVID-19, si los filtros HEPA son también eficaces contra las gotículas y/o aerosoles que transportan carga viral del coronavirus SARS-CoV-2.

Nube particulas finas y grandesNube particulas finas y grandesNube particulas finas y grandes

Como se ha dado a conocer la comunidad científica por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), la transmisión del coronavirus SARS-CoV-2, causante de la enfermedad COVID-19, por gotitas respiratorias grandes, o balísticas, por gotitas respiratorias mucho más pequeñas, o aerosoles, e incluso por gotículas que se comportan como aerosoles en espacios cerrados, es una realidad que se contempla.

La diferencia entre una balística y un aerosol radica en el tamaño, en la distancia que son capaces de recorrer vía aérea y el tiempo de suspensión de ambas, la primera siempre, teniendo en cuenta la diferenciación tradicional, será mayor a 5 micras y por su propio peso caerá de inmediato al suelo a una distancia no mayor de 2 metros de la persona que la ha emitido. En cambio, un aerosol puede suspender en el aire durante horas debido a su menor tamaño (menos de 5 micras) y desplazarse más allá de los 6 pies (1.8 m).

En todo caso, un aerosol de SARS-CoV-2 se estima que nunca será menor de 0.12 micras ya que el tamaño del virus suelto puede ser de entre 0.12 y 0.16 micras. Por otro lado, además, afortunadamente, los virus no suelen viajar en el aire desnudos, si no que lo hacen unidos a otras partículas. Esta unión de partículas hace aumentar el tamaño del aerosol y es por ello que su tamaño suele rondar entre las 2 y las 5 micras.

Por lo tanto, teniendo en cuenta que los filtros HEPA absorben partículas de hasta 0.3 micras, éstos sí son capaces de filtrar las partículas del aire portadoras de SARS-CoV-2 de manera efectiva. Así, los purificadores de aire que utilizan filtros HEPA de calidad constituyen una herramienta potente contra la propagación del virus vía aérea.

Por otro lado, la certeza de que existen gotículas que aunque por tamaño mayor no se considerarían aerosoles sí se comporten como aerosoles en estancias cerradas. Esto nos indica que el tamaño de la gotícula no es una variable que nos informe de manera certera sobre el comportamiento aerodinámico y capacidad de infección de la misma. Por ello, es esencial dar importancia a otras variables como la fuerza con la que la gotícula es emitida por la persona infectada, el tiempo de exposición a la COVID-19, la frecuencia con la que el aire es renovado, la temperatura y humedad en el ambiente de la estancia... para realmente disminuir el riesgo de contagio en una estancia cerrada.

Tras conocer esta información, sí es posible que dependiendo de las variables antes mencionadas, la concentración de gotículas y aerosoles en un ambiente cerrado sea alto incluso horas después de que un grupo de personas las haya transitado y abandonado. Es por ello que se hace primordial la ventilación, y la continua purificación del aire mediante sistemas de purificación HEPA. La ventilación consigue dispersar estas partículas, y un equipo de purificación HEPA las retiene. Es decir, sea viable o no la ventilación, un purificador de aire HEPA siempre será de gran utilidad ya que garantiza que la estancia está libre de partículas en un 99.97%, entre las que se encuentran aquellas portadoras del SARS-CoV-2, capaces de contagiar COVID-19.

¿Cómo funcionan los filtros de aire HEPA?

Las fibras de vidrio que conforman los filtros HEPA consiguen atrapar las partículas que viajan en el aire en un 99.97% gracias a la eficacia de la combinación tres mecanismos diferentes, detallados a continuación:

  • Impacto: Las partículas más grandes son casualmente arrastradas por el flujo de aire en el que se encuentran hacia las fibras del filtro. Al impactar de lleno con las fibras, éstas las atrapan de inmediato.
  • Intercepción: Las partículas rozan con las alguna de la fibras que componen la malla, y, aunque no haya habido un impacto directo, éstas se quedan adheridas a ella. La efectividad de este mecanismo aumenta conforme la separación entre fibras se reduce y la agilidad del flujo de aire incrementa.
  • Difusión: Las partículas más pequeñas (0.1 micras de diámetro) impactan con moléculas de gas que actúan como obstáculos e impiden que atraviesen el filtro. Es el tipo de mecanismo que más se produce con flujos de aire que se caracterizan por desplazarse despacio.

La eficacia que se consigue mediante la combinación de estos tres mecanismo, junto al resto de tecnologías (filtro catalizador frío, filtro antibacteriano, desinfección UV...) que trae consigo un purificador de aire HEPA ASP, lo posicionan como la tecnología de filtrado de aire más potente y de mayor eficiencia.

Servicios ASP de Purificación de aire HEPA

ASP Asepsia, como empresa especializada en Higiene Ambiental, con más de 30 años de experiencia, asesora e implementa sistemas de purificación de aire HEPA. Ofrece soluciones de alto valor añadido basados en un estudio previo y una verificación y control técnico posterior; lo que garantiza la eficacia del tratamiento de purificación ambiental. Dependiendo de las necesidades del cliente, también se pueden utilizar otras tecnologías sinérgicas como los tratamientos de desinfección ozono (de choque sin presencia de personas, programados o en continuo) o la desinfección luz ultravioleta (UV). También comercializa purificadores de aire y generadores de ozono de máxima calidad.


Infórmate sobre los servicios ASP de Higiene Ambiental y Purificación del Aire


Conoce los modelos de Purificadores de Aire HEPA

purificadores de aire hepa SAP 160 purificadores de aire hepa SAP 220 purificadores de aire hepa SAP 320 purificadores de aire hepa SAP 488
Solicita asesoramiento a un experto


Aplicaciones y Usos en la Desinfección del Aire