916 916 663
generador de ozono máquinas de ozono purificadores de aire generadores de ozono appcc higiene alimentaria
15
JUN
2017

Ozono para piscinas

El agua de las piscinas y balnearios puede convertirse en un caldo de cultivo para la transmisión de enfermedades. La solución más natural a este problema está en el uso de ozono para piscinas

Ozono para piscinas

El agua de las piscinas y balnearios puede convertirse en un caldo de cultivo para la transmisión de enfermedades. La solución más natural a este problema está en el uso de ozono para piscinas, un sistema de desinfección y tratamiento de agua altamente eficaz y no contaminante. Hay que destacar que el ozono no produce residuo químico alguno ni alergias ni hipersensibilidad ni molestias en los bañistas (ojos rojos, estornudos, rinitis...). El ozono tampoco genera el típico y desagradable “olor a piscina”, especialmente perceptible en las piscinas cubiertas.

Es evidente que en las piscinas y balnearios es de vital importancia mantener el agua limpia y desinfectada, pues a diario muchas personas hacen uso de ella. Sin embargo, a pesar de los esfuerzos, la calidad del agua se puede ver perjudicada si se baja la guardia por la presencia permanente de materia orgánica y mineral, y microorganismos, como bacterias y virus, que ocasionan problemas sanitarios como papilomas, conjuntivitis u otitis, entre otros.

Los sistemas de desinfección tradicionales del agua suelen conllevar el uso de productos químicos, tales como el cloro o la lejía, que dejan residuales y que además pueden causar irritación de ojos o vías respiratorias y problemas cutáneos. Para evitar problemas de salud, es necesario llevar a cabo una limpieza del agua con un sistema que no deje residuales y que además no sea agresivo con el medio ambiente ni con los bañistas. La solución es el ozono, un gas con cualidades desinfectantes cuyo único residual químico es el oxígeno.

El poder del ozono permite tratar el agua de una forma menos agresiva y ecológica, pues el ozono libera oxígeno, mientras elimina cualquier tipo de microorganismo patógeno como virus, bacterias u hongos, los cuales también son los provocadores de malos olores. Por otro lado, a diferencia del cloro, el ozono no produce irritación ni picores en los ojos, uno de los principales problemas que presentan los usuarios de piscinas. Tampoco provoca rinitis en la nariz ni picores en la piel.

El ozono crea una ambiente más confortable en la piscina

No solo es importante la desinfección y limpieza del agua para evitar problemas sanitarios, sino que en piscinas y balnearios o spas también pueden surgir problemas tales como malos olores derivados del cloro o bromo (el característico “olor a piscina”); el agua verde causada por algas o minerales, o el agua turbia consecuencia de la falta de higiene.

Al actuar el ozono, purifica el agua a la vez que elimina los malos olores, no los encubre sino que evita su proliferación al actuar directamente sobre los componentes que lo originan. Por otro lado, el ozono permite acabar con el agua verde o turbia de las piscinas, proporcionando una excelente calidad y claridad de la misma, además de mejorar la calidad del aire alrededor de las instalaciones de piscinas y balnearios que dejan de tener ese ambiente cargado y lleno de olor a químico.

El ozono no tiene contraindicaciones ni produce olores a “cloro”, sabores ni compuestos que puedan ser perjudiciales para las personas, como las alergias. Además requiere poco mantenimiento para su instalación y se reducen al máximo la necesidad de comprar químicos, lo cual supone un ahorro.