916 916 663
Empresa de Ozono Autorizada en la Unión Europea
generador de ozono máquinas de ozono purificadores de aire generadores de ozono appcc higiene alimentaria
27
SEP
2017

Diferencias entre un humidificador y un purificador de aire

Las diferencias entre un humidificador y un purificador de aire son importantes pues sus características y usos son muy distintos.

Tanto los purificadores de aire como los humidificadores son dispositivos que sirven para tratar el aire en ambientes interiores. Sin embargo, existe una gran diferencia entre estos dos sistemas, pues sus características y usos son muy distintos.

diferencias humidificador purificador

Purifica con purificadores, humedece con humidificadores



Para clarificar los dos conceptos, por un lado un purificador de aire, purifica, filtra y elimina contaminantes y alérgenos, tales como ácaros, polvo, polen y partículas nocivas existentes en el aire. Mientras que un humidificador, como su propio nombre indica, humedece, es decir, emplea vapor de agua para contrarrestar los ambientes secos.

Los purificadores de aire son equipos especialmente diseñados para la filtración y purificación del aire, eliminando los agentes dañinos presentes en el aire. Con ello conseguimos un ambiente totalmente limpio y libre de alérgenos (ácaros, polvo, polen, ...) u otros contaminantes que dificultan la respiración o producen problemas para nuestra salud, tales como alergias, alteraciones en la piel, enfermedades, etc.

Los purificadores están equipados con una serie de filtros capaces de capturar las micropartículas dañinas e impurezas que hay en el aire y eliminarlas con gran efectividad. La principal ventaja de tener un purificador en casa es la de regular y mejorar la calidad del aire, produciendo un ambiente más seguro y beneficioso para la salud.

En este sentido, los purificadores de aire pueden ser usados en cualquier ocasión, incluso de manera continua, tanto por aquellas personas con algún problema respiratorio, como por aquellas personas que no los padecen, pudiendo en ambos casos tener un aire más limpio y un ambiente más confortable. En consecuencia, no sólo se desharán de esos contaminantes del aire, sino que, además, se añade el valor de poder eliminar malos olores, con lo que podremos disfrutar de un ambiente más agradable y de sensación a limpio.

Otros beneficios que nos ofrece el purificador son la disponibilidad de distintos formatos para su utilización en ambientes diversos, con lo que pueden adaptarse fácilmente a las distintas estancias. También debido a que, en general, apenas hacen ruido se podrá disfrutar de un ambiente más relajado y desestresante. Además, suelen tener un bajo consumo eléctrico.

Los humidificadores son unos dispositivos que se encargan de humedecer el ambiente. Se trata de un mecanismo compuesto por un depósito de agua que la evapora a través de la nebulización del agua mediante vibraciones de alta frecuencia o bien mediante electrodos. Esto hace que el agua se convierta en vapor de agua y pase al ambiente, incrementando así la humedad de la estancia.

La escasez de humedad aparece más frecuentemente en verano o invierno dependiendo de la zona y la estancia. Este efecto se acentúa aún más debido al empleo de los aparatos de aire acondicionado y a la calefacción. Por ello, algunas personas y especialmente niños y bebés son más sensibles a estos cambios de la calidad del aire y suelen padecer, por tanto, problemas respiratorios o irritaciones de garganta en ambientes secos. Existen varios tipos de humidificadores: de vapor caliente, de vapor frío y ultrasónicos, cada uno evapora el agua de una forma diferente.

Hay que decir que todos los humidificadores necesitan un mantenimiento constante. La utilización de estos dispositivos implica extremar las precauciones, pues la insuficiente limpieza de la máquina y el incorrecto empleo del tipo de agua para su evaporización puede causar el efecto contrario y hacer que se inhalen microorganismos dañinos para la salud.

Adicionalmente, cabe tener en cuenta que la mayoría de los humidificadores suelen ser muy ruidosos debido a su mecanismo de acción y tienen un gasto energético elevado.

En definitiva, son los purificadores los que eliminan la contaminación y los alérgenos, con lo que podremos evitar problemas respiratorios derivados de la inhalación de estos elementos que afectan a nuestra salud y calidad de vida. En cambio, los humidificadores no limpian el ambiente de estos agentes, simplemente regulan la humedad del aire en ambientes secos.